Menu

En la vida real, todas las reglas están rodeadas por una penumbra de “cláusulas de excepción y condicionamiento”.

Romper las reglas de manera correcta

- Posted in Blog on Abr 14,2016

La publicidad no solo se trata de conseguir un anuncio que se vea bonito. Al final, los elementos visuales que lo constituyen tienen que funcionar juntos de forma que maximicen el impacto del mensaje publicitario. Seguido, esto nos lleva a romper algunas reglas o tradiciones del diseño gráfico con el objetivo de lograr un objetivo comunicativo.

Es importante tener en cuenta, que esto no quiere decir que simplemente hay que desechar todas las normas del diseño y llegar nuestra campaña a una anarquía visual. Lejos de esto, lo que proponemos es saber cuándo romper las reglas y convencionalismos con el fin de crear una sorpresa, intriga o cualquier respuesta emocional por parte del consumidor o posible consumidor, contribuyendo así a cumplir con los objetivos planteados desde un principio.

La primera regla de la publicidad es que no hay ninguna regla.

En la publicidad, debemos trabajar a favor de la creación de ideas o hasta su reinterpretación y no ponerle trabas. Ser una ventana más que una pared pintada y bien decorada… dicho esto, ¿podríamos considerar a la publicidad como arte?

Si nos proponemos crear una obra de arte, lo más probable es que se comprometa el objetivo publicitario; no hay que olvidar que la comunicación del mensaje es lo primero.